Conejos domésticos

Los conejos cuando están bien cuidados son mascotas amigables y juguetonas, son comunes en todo el mundo y son mantenidas tanto en interiores como en exteriores, los mantenidos en interiores son típicamente más sanos y sociables.

En el interior de las casas sobre todo si estas están debidamente adecuadas, teniendo protección en los cables eléctricos y plantas no tóxicas, los conejos están relativamente a salvo de sus predadores naturales y de temperaturas extremas.

Los conejos mantenidos en el exterior necesitan abrigo que sea caluroso en invierno y provea sombra en verano. La temperatura ideal para los conejos domésticos es entre 10 y 21 grados centígrados, y no pueden aguantar temperaturas superiores a los 32 grados centígrados.

Los veterinarios especializados en conejos recomiendan una dieta basada en agua y concentrados comerciales junto con heno ilimitado, otros vegetales como las zanahorias son recomendadas como suplementos nutricionales, pero algunos vegetales como la lechuga pueden producir burbujas de dioxido de carbono en sus tractos digestivos lo que puede provocar una muerte prematura del animal.

Los conejos domésticos tienen que ser examinados diariamente ya que las enfermedades e infecciones ocurren con extrema rapidez, la dentadura del conejo no debe ser extremadamente larga, en otro caso no podrá comer, no es una buena idea intentar cortar los dientes del conejo, lo correcto es acudir al veterinario para realizar la operación; estos dientes pueden crecer entre 12 y 13 centimetros al año. Los ojos también deben estar limpios y se deben evitar las impurezas en su cercanía.


Comprobar la parte de abajo del conejo es vital ya que las heces pegadas al pelo pueden atraer a las moscas que pondrán sus huevos en el area, al eclosionar se convertirán en larvas que comen carne putrefacta causando enorme daño al animal.


Si desea acceder a otros contenidos, debe hacer clic en el siguiente enlace para ir a la página principal de FLOGUIS.